BENDICIONES DE LA VIDA

cristina Crecimiento, Otros autores, Tierra Leave a Comment

He visto los potros manchados
Correr millas por las llanuras abiertas
He oído al hacedor de la lluvia
Cantar para traer truenos y lluvia
He bailado con Kachinas
En la profundidad de mis sueños
He caminado por la tierra dorada
Intentando alcanzar los rayos del sol
Los antepasados me hablan
Sus espiritus en el viento
Recordándome que debo de estar agradecida
De las bendiciones que envía el creador
Con la belleza a mi alrededor
Mi corazón está lleno de alabanzas
Porque he visto las maravillas
De los senderos de la Madre Tierra
Cada amanecer es una bendición
Mi refugio ,el cielo abierto
La Madre Tierra llena mi corazón
Hasta que como el águila, puedo volar.
                     «La Medicina de la Tierra»
Caminos ancestrales de armonía de los nativos americanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *