otono

¡A tu Salud!. Estamos en Otoño

Andrés Quesada Alimentación, Amor, Cocina, Cocinamor, Compartiendo, Crecimiento, Experiencias, Felicidad, Formación, Informacion, Medicina alternativa, Recetas, Reflexiones, Sabiduría, Salud natural, Social, Tierra, Yoga Deja un comentario

El proceso de transformación, constante en la naturaleza, nos trae la llegada del otoño que dará paso al invierno. En estos días ya comenzamos a oír a cerca de los “virus” causantes de los desequilibrios de salud que acompañan estas estaciones.

En el siglo XIX”la teoría de la unicausalidad”, cobró importancia con los Dres. Pasteur y Koch, en la que se proponía que el desequilibrio salud-enfermedad ocurría debido a un agente biológico causal y de la respuesta del individuo.

Son muchas las teorías que, desde entonces se han desarrollado, y algo que no podemos obviar en el siglo XXI, es que son múltiples los factores que intervienen en nuestra salud:

Las creencias, actitudes, hábitos y el estilo de vida que adoptamos en el día a día.

El entorno social, las relaciones personales, situación socio-económica.

El medio ambiente, el laboral: ruido, estrés, carga electromagnética, productos químicos….

La relación con la naturaleza:luz, tierra, sol, aire, mar.

La biología personal, la genética.

La tendencia general es a vivir “hacia fuera” más en conexión con las necesidades externas de hacer, que a las internas de escucha, conciencia y conexión con uno mismo.

Te invito a parar un momento:

Imagina un campo descuidado; la tierra, que no se ha arado, tiene maleza, no se la nutre, no recibe la energía del sol, del aire puro, el agua… ¿Como la sientes?

Imagínate ahora, un campo cuidado con buenos nutrientes, sol, aire, agua, con tierra labrada,sembrada con buenas semillas… ¿Cómo ves esa tierra?¿Como te sientes con esta imagen que acabas de crear?

Quédate con la visualización que te has sentido mejor.

¿Puedes ver que nuestro cuerpo es como nuestra tierra? Así es, nuestros cuidados contribuyen a su bienestar.

“Incorpora hábitos de vida desde el autocuidado, nutrirás tu tierra”.

“Sigue en contacto con la naturaleza y sus elementos durante la estación de otoño nutre tu interior, para que la tristeza no tome raíz en ti”.

“Dale vida, a tu vida”

 Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para ayudar a tu sistema inmunitario en OTOÑO:

Esta es mi propuesta:

1-Con la Alimentación energética.

Tenemos un gran mercado, atractivo para el pensamiento y las prisas diarias, al alcance de la mano. El comercio de las comidas preparadas y precocinadas está en auge. Pero veamos con los ojos abiertos si eso es realmente lo que va a nutrir a nuestro cuerpo, mente y emociones de la mejor manera para poder mantener el ritmo diario.

“Con que criterio compras, donde, que alimentos eliges, como los cocinas, combinas y te los comes, son algunas de las cuestiones que te propongo que revises y priorices, para comenzar”.

Dale la importancia que se merece a tu alimentación,de manera consciente tú puedes elegir lo que quieres comer para que cada una de las células de tu cuerpo se alimenten de la mejor manera para tu bienestar.

“Contempla tu cuerpo como si fuera tu tierra, para que te de unos buenos frutos”

Aliméntate de manera adecuada de acuerdo a tus necesidades.

“Desde la escucha, no desde la lucha”

*En coherencia con la estación en la que estamos y contigo.

*Durante el acto del alimentarte: “Mastica, respira, agradece”, adopta una posición alineada con tu espalda.

*Evita los alimentos industriales procesados, (sean veganos o no), comida rápida, harinas y horneados. Elige con preferencia alimentos vivos naturales orgánicos y sin procesar.

*Toma cereal, pero que sean integrales ecológicos. Mijo, arroz integral, quinoa, pasta integral. Fuente de energía estable.

*No abuses de las proteínas animales y haz más uso de las legumbres clásicas, en sus variadas formas de preparación.

*Evita la bebida fría, así como el exceso de crudos que enfriaran tu cuerpo.

*Puedes incluiinfusiones tonificantes: tomillo, romero, regaliz, té de jengibre con canela, té de jengibre con equinácea.

*Tomar sopas de verduras y cremas calentitas. Incluir algas que te darán un toque de sabor de mar y te aportarán minerales, así como hierbas aromáticas (tomillo, romero) para darles sabor y fuerza.

* Aporta un poco de picante: nuez moscada, canela, jengibre,ajo. Haz uso de la cúrcuma, antioxidante y antiinflamatorio natural,  para darle color a tus comidas en lugar de colorante alimentario.

*Grasas: aceite de oliva de primera presión en frío, frutos secos sin freír, aguacate, pescados azules. Fuente de calor y energía de reserva.

*Descubre el “Miso” y elabora ricas sopas de verduras que te reforzarán en estas estaciones, contiene enzimas y fermentos naturales activos, que favorecen la digestión y ayuda a nuestro sistema inmunitario cuando llega el frío. El Miso se obtiene a partir de la fermentación de la soja con cereales como el arroz o la cebada, es una pasta oscura y sabrosa.

*Incluye verduras de temporada: la naturaleza sabia nos regala en esta estación calabaza, boniato, coles (coliflor, brócoli, col rizada). Además de cebollas, nabos, zanahorias, rabanitos. Así como hojas verdes fuente de fibra y clorofila.

*Incorpora formas de cocción con  calor y tiempo.

 2-Cuidados diarios en otoño

*Toma contacto con la naturaleza, cuídate con ella. Nútrete con el sol, tierra, aire, aun cuando haga frío. Te revitalizarás.

*Protege tu zona lumbar y órganos abdominales del frío,  con una bufanda de lana o“fajita” de algodón alrededor de tu abdomen. Manteniendo así tu energía vital

*Evita tener los pies fríos. Un baño de pies con  un puñado de sal cuando sientas frío interno o con unas gotas de esencia de lavanda por la noche al llegar a casa te aportarán confort antes de dormir y te ayudarán a relajarte. Compensando la energía en tu cuerpo.

*Realiza higiene nasal diaria. Lavados nasales con suero de agua de mar tratada o con una lota con agua salina, (utilizada en la práctica Ayurveda) al levantarte y al acostarte.

*Realiza higiene lingual por las mañanas al levantarte, arrastrando la capa saburral de la lengua. Lo puedes realizar de manera fácil con una cucharilla de postre o usando una “linguina”.

*Realiza ejercicio siempre que puedas, activa y regula el organismo.

*Practica yoga y meditación. Prácticas que fortalecen tu sistema nervioso,musculo esquelético e inmunitario.

Y sobre todo: “Agradezcamos y celebremos la vida cada día,  es nuestro gran regalo”

 Cristina Villarroya

Experta Universitaria en Terapias Naturales

Mindfulness y Alimentación Consciente Energética

 www.monsavalencia.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *